La Pisada de nuestros chicos.

Cuando nacen y mientras son bebes, esas dos empanaditas regordetas, tibias y suaves, son inevitables a la hora de los mimos y los besos. Al comenzar a caminar, los piecitos van tomando otra forma, pero siempre son planos, solo a partir de alrededor de los cinco años, suelen formar ese arco plantar que tanto preocupa a generaciones de padres y abuelos.

Sin embargo, hoy está demostrado que una buena proporción de chicos dejaran su infancia sin haber corregido el pie plano, y que también ciertas patologías plantares podrán acompañarlos durante su adultez y muy independientemente del tratamiento que hayan hecho para superar el problema.

La literatura internacional consigna cerca del 50% de los chicos tiene alguna patología ligada al apoyo plantar o a la marcha. En una alta proporción de casos, se corrigen espontáneamente. Solo una minoría merece tratamiento y en realidad hay que evitar los excesos  terapéuticos.

La salud postural de los niños debe ser revisada de forma frecuente y, cuando sean necesarios, los tratamientos deben realizarse antes de los 10 u 11 años, porque después es difícil conseguir recuperaciones  o avances.

Hay ciertos casos que deben ser tratados, por ejemplo, algunos de pie plano; aunque no suele haber complicaciones en la adultez,  existe el riesgo de desarrollar el pie plano de adulto, que expone más a artrosis de pie.

No infrecuentemente se asocia el pie plano valgo (talón vencido hacia adentro) con genu valgo (rodillas muy juntas), sobre todo en la mujer. Si el valgo es excesivo se corre el riesgo de trastornos degenerativos y de artrosis prematura de rodillas en la adultez.

Los pies Cavos (excesivo arco) no suelen ser muy frecuentes, y merecen más atención, ya que pueden estar asociados con problemas osteoarticulares más serios, genéticos o congénitos. El talón vencido hacia afuera (retro pie varo) es menos frecuente todavía en los pies cavos, pero merece igual o mayor atención: puede ser la manifestación anatómica de un trastorno neuromuscular.

Los talones valgos o varos (vencidos hacia adentro o afuera, respectivamente) y los pies planos o cavos (sin o con excesivo arco plantar) pueden asociarse con otro problema que es necesario descartar, que se produce cuando se unen dos pequeños huesos del pie (en el tarso) y esto genera un problema de apoyo plantar, además dolor crónico y, con el tiempo, cambios degenerativos o artrosis.

Pero, además del apoyo plantar, es importante evaluar la marcha ´´ un chico puede tener el arco normal- ilustra el Lic Marcelo Giroldi- pero intrarrotacion de la marcha; son esos chicos que caminan chuecos, con los pies para adentro, y pueden tropezarse y caerse cuando corren. Es necesario tratarlos, y esto incluye cambiarles hábitos de postura y la posición en la que duermen, boca abajo.

Cambio de Habito

Dese este punto de vista, en los últimos años se ha cambiado el enfoque de los tratamientos. Históricamente existieron excesos, ya no se utilizan botas o zapatos ortopédicos, que son sumamente rígidos y duros y limitan la vida y actividad del niño. También está en discusión el apoyo kinésico, aunque puede ser beneficiosa la estimulación de la planta del pie y ejercicios de fortalecimiento de esos músculos.

Las plantillas y los realces son los métodos de elección en la actualidad. En una bajísima proporción de casos se opera: un valgo muy excesivo, rodillas que no se desarrollan bien o un caso grave de intrarrotacion.

Consejos

Largo: Como el pie de los chicos crece mucho, es conveniente controlar periódicamente el tamaño del zapato.

Peso: Evitar la obesidad y estimular la práctica deportiva.

Medias: No a las ajustadas.

Piel: Si se observan zonas enrojecidas sin causa aparente, conviene consultar. Pueden originarse por posturas viciosas o inapropiadas.

Calzados: Acordonados, reforzados en la zona del talón, suela flexible y de material transpirable.

Las ojotas son imprescindibles en vestuarios y piletas para prevenir Papilomas, verrugas u hongos. Tratar de comprar calzados media talla mas grande como mínimo.

Nota publicada en el diario La nación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *